Cómplices 

Los cómplices nos devoramos en restaurantes escondidos 

los viernes,

Nos desnudamos con elegancia por ganas inmensas 

noches enteras,

Y caminamos descalzos sobre cristales rotos porque nos sentimos 

flotar.

Los cómplices,

nos columpiamos felices en los excesos,

Nos empapamos de placer entre burbujas,

Y nos desprendemos de la ropa con candado.

Él me cuida, 

y yo le deseo.
Mi cómplice y yo,

deshacemos el tiempo, 

nos follamos el tiempo, 

nos corremos en el tiempo, 

Lo besamos con lengua,

le cerramos la puerta, 

lo estampamos contra el lavabo 

Y dejamos que se mire en el espejo, 

destrozado

mientras él, 

Mi amante saciado,

me deja

preciosa.

Yo le cuido y él 

me desea.

Anuncios