Para tu pena o después.

Yo soy la primera que defenderá el rezo

Cuando Soy tu religión

Si tú me besas con tus lágrimas.

Escuché el sonido del funeral

El de campanas.

Las noches de insomnio antes de la ejecución

Los tristes rostros del alba en el movimiento

Me doblaron las rodillas.

Pedí salvación al apocalipsis bíblico del perfil de virgen Santa

Y mis cabellos provocaron rubios destellos como el sol.

Entre vidrieras lectoras de biblias

Pude ser la perdición.

El paraíso.

La germinación de la tierra me causó la caída y el estímulo

múltiples factores respiraron tus alas.

No fuiste paz, abriste las aguas.

Y no me quedó otra.

Anuncios

Qué atropello a la razón.

Quise arrancar pedazos de noche

depositarlos en tu parabrisas

Y beberme tu sed.

Apocalipsis de palabras

retrocedían el paraíso.

Sin cariño,

los recuerdos de infancia

ralentizaron mi insomnio.

La inadecuada pulsión me mantuvo endeble.

La radio escupió en la cercanía del adiós instintos animales.

La pausamos.

La sabiduría increada.

Dime algo que no sepa
Como de qué color son las plantas de mi inocencia
El umbral de mi sensibilidad
Quién tapa las huellas.

Rápido olvido los detalles de las guerras
pero no el sol humeante de las farolas,
el contrato social.

Estoy desprovista de cualquier ausencia que cure el tiempo
Y tú desprotegido.

Apenas consciente de mi realidad,
Me encuentro

                                               justo
en el centro

de la habitación

a la izquierda.

hormigón inconsistente.

hormigón (RAE)
De hormigo ‘gachas de harina’.
1. m. Material que resulta de la mezcla de agua, arena, grava y cemento o cal, y que, al fraguar, adquiere más resistencia.
2. m. Ur. calzada (‖ parte de la calle entre dos aceras).

Soy del silencio
del cielo quebrado de Lorca
de los pájaros agonizantes bajo el asfalto
Y los pies sólidos ante las aceras.

Un paso de cebra.
La sangre en un semáforo.

Soy mi propio trampantojo
Material desechable y plástico
moldeable como las nubes del alba

que se alzan desnutriendo las farolas
avivando las polvorientas calles
de una ciudad que aún duerme.

No soy tuya.

No soy tuya.

No soy tuya.