Todo lo que te digo.

*divagaciones de jueves ficticios*

Todo lo que te digo es solitario. Y un auxilio. Imagino el recoveco del que sobresale una expresión, la verdad en la que se iluminan los pasados ante los ojos. Quiero decirte, preguntarte: ¿es cierto que el cómo equivale al por qué? Porque todo esto me desequilibra mientras se me escapa de las manos. No dura o no duras -porque dudas- un instante: no es mi tiempo contigo el que evade los recuerdos, son las vanas ideas las que responden realidades.

Tengo siete, siete años -y antemanos- que decirte. Y no seré racional. Pero si estás, si vas a estar, te puedo ir a buscar a cualquier farola. Podríamos bautizarla casa. También, podrías desaparecer. No dejar rastro. No dejarme. Ni rastro. Poque hay un futuro que se vive en presente en el que me imagino diciéndote tanto, siendo todo tan difícil, que el presente se vuelve pasado y nada existe. Ni siquiera tú. Y si tú no existes, si tú desapareces, yo puedo camuflarme por Gran Vía hasta ser, únicamente, una sombra ficticia de tu memoria. Un sinsentido.

**********

_¿Has oído el sonido de la puerta? Yo tampoco he vuelto, pero me retumba un portazo.

_¿Has oído el sonido de la puerta? Yo he oído hablar de la existencia de un tiempo circular y de los ayeres. ¿Quieres que te lo cuente? Pues grítame. Porque todo lo que no te digo es -lo que te digo con asteriscos- para que me comprendas.

_¿Grito?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s